El gran problema de los procedimientos estéticos es la corrección de las arrugas dinámicas. Estas son las que se producen por los movimientos derivados de la contracción muscular repetida en una zona ( patas de gallo, arrugas del entrecejo). En este sentido, el uso de la toxina botulínica ha venido a rellenar ese hueco en los tratamientos existentes hasta hace poco tiempo. Se trata de una sustancia que impide la contracción controlada de la musculatura que produce las arrugas por repetición de movimientos.

El tratamiento consiste en unas inyecciones prácticamente indoloras en las zonas a tratar, se realiza sin necesidad de alterar la vida diaria observándose sus resultados al cabo de unos días. El efecto es reversible, es decir, al cabo de algunos meses desaparecerá su efecto; precisando de nuevos tratamientos si se desea mantener el efecto conseguido, aunque tratamientos repetidos hacen que los efectos sean cada vez más duraderos.

Se trata de un material seguro que ha sido utilizado durante muchos años en Rehabilitación y Oftalmología  comenzando su uso en procedimientos estéticos hace más de 15 años. Las indicaciones y laspocas contraindicaciones existentes (enfermedad neuromuscular, embarazo o hipersensibilidad a alguno de sus componentes) deben ser establecidas por el médico y ser siempre administrada por el.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted