El término ¨lifting¨ viene de levantar en Inglés y es la denominación de la intervención quirúrgica que pretende recolocar los tejidos de la cara para contrarrestar los efectos del envejecimiento por causa de la gravedad, el sol y la gesticulación.

La intervención se realiza habitualmente bajo anestesia general durando varias horas y precisando del ingreso en clínica uno o dos días, pudiendo tratarse la piel y los músculos de la frente, las mejillas o el cuello. A veces se asocia a otros procedimientos como por ejemplo blefaroplastia. Las incisiones se procuran mantener ocultas en los pliegues naturales o bajo el pelo; se realiza un despegamiento de los tejidos por lo que es de primordial importancia que el paciente se abstenga de fumar durante varias semanas antes y después de la intervención para ayudar a conservar el riego sanguíneo de los tejidos. Así mismo es importante que no tome determinados medicamentos y que advierta al cirujano sobre las enfermedades que padezca.

Es normal la aparición de hematomas en el postoperatorio así como cierto grado de inflamación y sensación de acorchamiento en la piel. Habitualmente se utiliza un vendaje durante algunos días y la desaparición de los signos postoperatorios ocurre en las primeras semanas.

Para evitar complicaciones es importante que se sigan las instrucciones en el periodo postoperatorio.

El efecto de rejuvenecimiento no es definitivo pero es duradero en el tiempo.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted